Puedes navegar por este blog, en el idioma que más te interese:

Busca los apartados de este blog que contengan las palabras que especifiques en este buscador:

GALERÍA DE ARTE

ÍNDICE DE GALERÍAS

¡Estamos de estreno! Os invito a visitar mi nueva web: 





    





25 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé si es demasiada responsabilidad el romper la barrera psicológica de iniciar una excelsa lista de comentarios, que no tenemos duda de que irán llenando estos espacios de las palabras más significativas para expresar toda la admiración y magnificencia de tu obra.
Que esto sea la continuación de un camino que depara muchos y más reconocimientos a tu labor, todos ellos absolutamente merecidos.
Gracias por dejarnos ver cosas tan hermosas.
M.P.

Anónimo dijo...

es increible que se consiga plasmar la realidad con este gusto y precisión. Me encantan todos los detallas y reflejos de su pintura. enhorabuena por su trabajo. A.J.

Anónimo dijo...

Precioso trabajo. Enhorabuena.

José María Alfaro Roca dijo...

José Miguel, conociendo tu obra y empezando a conocerte a tí, puedo asegurar que dejas tu inequívoco poso en élla. La precisión que consiguen tus pinceles crea innumerables universos en cada detalle, convirtiendo lo pequeño en enorme y lo inmenso en un abrazo. Espero que este blog consiga que vuele tu obra por el universo y el corazón de innumerables navegantes queden enganchados a tí, a través de tu obra. Enhorabuena y ya sabes que tienes un amigo en mí.

Anónimo dijo...

!!! ENHORABUENA!!!
Me ha encantado conocer su obra. Esas pinturas de los rincones de Madrid y de sus edificios me parecen impresionantes.
Seguire visitando el blog e ire siguiendo su trayectoria.
Gracias por el regalo de sus pinturas.

Anónimo dijo...

¿como hace Vd. para conseguir el detalle de los reflejos con tanta precisión? Me encanta como consigue plasmar los retazos de Madrid con sus pinceladas. Me gustaría conocer sus próximas exposiciones. ¿Podría Vd. publicarlo en su blog?... Seguro que es un verdadero placer ver su obra de cerca.

Anónimo dijo...

Para qué voy a decir nada de tu obra si habla sola...
Sólo diré que has sabido hacer partícipes a todos los que la admiramos del inmenso amor que tienes por tu entorno.
Un abrazo.
José Antonio Giménez

Anónimo dijo...

Palacio, es fascinante su obra, rellena de extremada precisión con la que parece reproducir las apariencias. Las escenas callejeras de Madrid, que forman el tema de casi todas sus pinturas y grabados, están descriptas con un cuidado minucioso que recuerda a los maestros holandeses del siglo XVII. Evidentemente, la similitud entre algunos de sus cuadros y las pinturas de "Estes" ,hermanan New York con Madrid y parecen sugerir que separan de los principios del hiperrealismo pop tradicional, en relacion con la escondida organizacion que les impone a sus composiciones. Cuanto más uno contempla su obra, más clara mente ve que depende de una estructura geométrica cuidadosamente dispuesta del tipo que una cámara muy pocas veces puede descubrir por sí misma. Gracias por su trabajo y estaré esperando a ver como queda terminada su obra "concesionario Porche".
un saludo. Samuel Fernández

Anónimo dijo...

Sócrates definió la pintura como una "imagen de las cosas que se ven", como una imitación de la apariencia visible de los cuerpos. El "retrato ideal" . Los pintores no se limitan a hacer copias de las cosas tal como las vemos: pueden representar (, literalmente "hacer semejantes") figuras hermosas reuniendo los rasgos de distintos modelos. Las obras que hemos conservado nos muestran que las figuras representadas solían transmitir, a partir de su actitud, postura o vestimenta, ideas de orden general: un guerrero, un auriga, una procesión, una carrera. No se trata, naturalmente, de que el artista copiara una "idea", en el sentido platónico. En todo caso, cabía la posibilidad de que plasmara cierta "imagen mental" de aquello que quería representar. Para ello utilizaba bosquejos copiados del natural y no implica que tuviera la intención de imitar con realismo, de "retratar", a sus modelos. Ni siquiera en las obras de encargo, como las estatuas conmemorativas de una proeza atlética se reproducían los rasgos personales del cliente. En su caso lo que se observa es que la esquela de referencia está casi siempre en una imagen de "marca"... parecen hechas de encargo en una búsqueda que se aleja del arte platónico para enmarcarse en posible objetivo económico. Sería mucho más interesante que su hiperrealismo se centrara en callejuelas o rincones en las que no aparezca el capitalismo de las marcas. Es una opinión. No por ello deja de ser un excelente pintor.

Anónimo dijo...

La crítica de arte nació de la mano de Diderot con sus Salones, a partir de 1759. En ellos ponía su toque personal para alabar o criticar a los artistas que allí exponían. Aquí empieza el germén de la crítica estética, que en el Romanticismo y el Eclecticismo floreció. Se dejó de pensar que la crítica tenía que ser un complemento de la propia obra, para comprenderla. No como se realizaba antes, no como un juicio sobre ella. Y llegó luego Baudelaire, que relacionaba el arte con la poesía, y que daba a la crítica del arte un toque subjetivo. Más tarde, el arte moderno se coló en la historia. A parte de otros movimientos, las vanguardias fueron las que pusieron en entredicho la forma de crítica de arte ya que es una forma nueva de ver el arte. Ahí nació el germen de lo que hoy en día es la crítica de arte.Algunos autores afirman que la crítica de arte tiene que tener un juicio de valor propio del crítico, mas otros contradicen esto. Sin embargo, lo que está claro es que la crítica pretende ser un acercamiento al artista y a su obra, una crónica de un acontecimiento artístico… Y con su obra se abre un verdadero acontecimiento, dejando la vanguardia de lado y volviendo a retomar y tratar la luz como los pintores holandeses del XVII.. Me encanta que nos entregue estas imágenes, estos rayos de luz que se cuelan por doquier, dejando su huella entre luces y sombras, apareciendo lo que aparenta ser una imagen cotidiana, cosmopolita y familiar. Gracias José Miguel Palacio, por hacer lo que hace y dejárnoslo contemplar.

Anónimo dijo...

He visitado su blog con sorpresa y alegría. Soy un amante de la fotografía y constituye su obra una revolución más trascendente en el mundo de la imagen. Parece increible que pueda traspasar lo que la lente transmite a su negativo, a un lienzo, punto a punto. La ciencia y las tecnologías de vanguardia
están generando una nueva crisis visual, constatable en un cambio profundo de la mirada y en la alteración de los procesos de
percepción de la realidad. En su caso parece que se encuentra como pez en el agua, ya sea fotografiando que dibujando, que pintando, que haciendo esculturas. Es usted un verdadero maestro del Renacimiento en el siglo XXI. En el actual contexto de heterodoxia y mestizaje sólo es posible trazar las conexiones entre el arte gráfico y las nuevas
tecnologías desde los ámbitos de la sociología, filosofía, ciencia, economía y creación artística. Veo con cierta incredulidad que consiga crear estas pinturas. ¿tiene alguna exposición para poder ver su obra en real?

Anónimo dijo...

Hoy no estamos como en aquellos tiempos en donde las sociedades valoraban a los artistas y a su arte. Mecenas, era aquel romano amigo de César Augusto, a quien le gustaba subvencionar el arte, porque esto, de alguna manera u otra, daba prestigio. Anteriormente hay un siglo al que se le conoce como el siglo de Pericles y su fama se debe a la proliferación artística. El renacimiento tiene el mismo significado, no es solamente la libertad del pensamiento la que se vuelve a general, sino que es el inicio para que se dé la máxima expresión estética en Europa, sobre todo en el área de la pintura. A partir de este tiempo no dejarán de renovarse y usted, amigo Palacio, es uno de los que está en ese perfil, demostrando que aunque no tenga detrás a un Mecenas, consigue traspasar la frontera de lo mediocre. Jose Luis Herrera

Anónimo dijo...

Es un pintor moderno que retrata paisajes urbanos con una fidelidad pasmosa, creando un juego de simetrías y perspectivas que, de puro real, puede llegar a sorprender y desasosegar.

Se ha dedicado tambien a la fotografía, hecho que se acusa al contemplar su obra pictórica. Sin embargo, hay algo más: el gusto de por lo rectilíneo, el reflejo de acero y asfalto sobre cristal y el paisajismo urbano eclipsan la presencia humana.

Su increíble perfección hiperrealista y fotográfica incide más en esa extraña sensación de sus cuadros, que parecen capturar fracciones de segundo de vida urbana.

Enhorabuena. S.D.H.

Anónimo dijo...

¿como hace para no perder ni un detalle? . Es imposible que se quede en un sitio tomando las imagenes y guarde todas las sensaciones de una determinada escena. ¿Hace primero la fotografía para pasarla luego en escala al lienzo?. ¿como dibuja las prespectivas, sin que parezcan un dibujo técnico?. Gracias por enseñarnos su obra. Es muy espectacular.

AnderWinkler dijo...

José Miguel, un amigo y además, creador.


Hablar o escribir sobre pintura, no es fácil. Hablar sobre un amigo, no es difícil. Sin embargo, a pesar de que parezca una contradicción, hablar sobre un amigo, quien además de serlo, pinta, es una tarea que ofrece una dificultad añadida, al hecho de hablar sobre un amigo.

Una dificultad que provoca que nuestras palabras no se dejen llevar por la vehemencia y menos aún, por la ambigüedad.

José Miguel Palacio, es amigo y además, pintor, grabador, escultor... Todo esto, lo es de verdad y muy sujeto en la distancia del tiempo.

La perseverancia es una virtud y si uno se vale de ella, para obtener la satisfacción de convertir el tiempo en algo palpable y además demostrable, se puede hablar de trabajo eficaz y más aún, si está realizado con las diferentes aptitudes para que resulte al final algo encomiable.

Al final, su obra, termina por evidenciar lo que después se puede ver en la continuidad que ofrece el laborioso esfuerzo de José Miguel Palacio, en una estudiada, mimada y elaborada obra artística.

La concreción de su trabajo, recuerda a los maestros canteros durante la ornamentación de las catedrales y claustros góticos. La sensibilidad de saber enseñar, una realidad que a veces no sabemos ver e incluso el sutil humor, que no siempre descubrimos, aparecen dentro de los límites de los cuadros que creemos son una realidad y que no obstante, pueden esconder un enigma.

El trabajo, su trabajo, no es únicamente suyo; además de pertenecerle a él, comparte con María y con su espacio en el tiempo, la legitimidad de un todo completo.

María es el soporte ideal, de una más que generosa dedicación, aparentemente detrás, pero dentro de la obra, como la urdimbre del lienzo. Ya está dicho desde muy lejos, que detrás de un hombre singular, existe y vive, una mujer que no lo es menos.

Esperemos que el tiempo, continúe haciendo lo que hasta ahora, ha hecho.



Andrés

Anónimo dijo...

Era una vez un rey que hizo un concurso de pintura y el concurso consistía en hacer un cuadro, una pintura, pero que fuera lo más real posible, no una cosa abstracta o surrealista ¡no!, ¡no! Lo más real posible.
Resulta que quedó un finalista, pero... sólo había hecho el boceto, pero les gustó aquella presentación. Quedó unos días terminándolo, ultimándolo y el rey preguntaba:
- qué tal
Pues sí ya pronto va a terminar. En seguida le vamos a avisar.
El día que terminó, avisaron al rey.
El tema del cuadro era un bosque precioso y ... ¡un camino!... un camino que iba atravesando el bosque.
El rey lo vio y quedó asombrado
Y le dijo el pintor:

- Majestad, ¿damos un paseo?

Y dice la leyenda que se echaron a andar y no han regresado. ¡No han regresado!

Quiere decir que el que se interna en el camino del Silencio pues posiblemente no pueda regresar. No pueda dar marcha atrás. Si verdaderamente lo saborea y lo gusta.

Anónimo dijo...

es usted un formidable pintor. es increible que pueda hacer estos cuadros. parecen mentira y que en lugar de dibujado sean fotografias proyectadas y pintadas encima con mucho espero y cuidado. de todas formas quedan espectaculares y parece que sean pura realidad. enhorabuena señor. g.f. Granada

Anónimo dijo...

Los artistas hiperrealistas como usted tratan de buscar, con el más radical de los verismos, una transcripción de la realidad usando los medios técnicos y fotográficos de la manipulación de las imágenes. Se ve que consiguen con la pintura al óleo, el mismo detallismo y encuadre que ofrece la fotografía. Me parece increible ver manos y detalles hoy en día de cuadros con esta técnica. Le invito a que nos publique una de sus obras por trocitos para poder verla todavía aún mas cerca y sentir así la frescura de su arte y lo impresionante de su detalle. gracias.

Anónimo dijo...

Lo que hacen los grandes dibujantes es dibujar con estilo, transmitir cosas, lo que menos importa es que dibujen bien. Estoy hasta el culete de ver como en mi circulo dibujero la peña se rompe los cuernos en trazos guapos, prespectivas perfectas o complicados reflejos, que si ahora el royo flash, que si estilazo mignola, que si tal que si cual…
A mi tus dibujos me transmiten, y eso creo que es por como te imaginas tu las cosas, no por como las hiciste.
Tus dibujos me encantan.
El puto Francis de Graná.

Anónimo dijo...

El mundo real de su pintura se mueve en tres dimensiones alto, largo y profundidad; la realidad es comprobada cuando se puede tocar el objeto observado. Pero el factor de “realidad” que expresa un ser humano y el factor de “realidad” que expresa una maquina fotográfica son distintos y en su obra parecen el mismo. En la máquina fotografíca la realidad pasa al papel tal como es obervada, no existe el tamiz conceptual del objeto. Sin embargo el factor de realidad que es expresada por el ser humano siempre pasa por el tamiz conceptual acerca del objeto, haciendo complicada su representación física.
Sin embargo usted nos presenta la realidad que observa haciendo uso de los pigmentos y el lienzo, es decir del cuadro propiamente dicho. Y el cuadro tiene una realidad física que se mueve dentro de un contexto real de dos dimensiones alto y largo; la profundidad (que es una caracteristica del mundo tridimensional) solo es una mera representación que mediante el uso de lineas y colores que se recrea en una sensación de existencia. Consiguiendo que la presentación de la profundidad en su pintura sea una mera fantasía.
CONEJO AUREO.

Anónimo dijo...

Me parece que su pintura necesita de un mecenas, ya que en caso contrario, puede acabar en el baúl de los recuerdos. El caso de Barceló es sintomático: de olvidado por la crítica pasó a ser ensalzado a raíz de su participación en la Feria de Basilea de 1983 y su primera gran exposición internacional en la Galería Yvon Lambert de París. Cabe aquí hablar del "marchand", -verdadero promotor y difusor de las nuevas vanguardias artísticas, personaje mucho más valiente que el crítico porque, en definitiva, arriesga su dinero -aunque, no seamos románticos, pocas veces lo pierde. En su caso me figuro que el coste será impactante y no tendrá muchos clientes. Espero no se canse de crear estas obras tan impactantes, aunque no consiga un mecenas. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Alguien dijo que el realismo y el hiperrealismo son “arte fácil”, que solamente hay que copiar la escena, que no se necesita creatividad para transmitir o expresar sino sólo técnica. Reconozco que no entiendo prácticamente nada de arte, que me dejo llevar por las sensaciones que me producen la visión de la obra y que en general me gusta más el arte abstracto por el color, las formas y las texturas; pero pienso que muchas veces se esconde detrás del “arte moderno” una falta evidente de técnica que no siempre se suple con la suficiente dosis de creatividad.

Anónimo dijo...

El futuro no es un lugar al que vamos, sino el lugar que estamos creando.
Los caminos no se encuentran, se hacen, y la actividad de hacerlos cambia
al que lo hace y al lugar de destino... espero que llegue a su destino porque al menos parece con su pintura que está sembrando su futuro

Manu Mendoza dijo...

He visto la entrevista!!
Genial, como siempre.
Tus manos si que tienen 10 megapixels.

Anónimo dijo...

Su pintura ofrece sensación de estabilidad que aunque sea caótico el contenido, ya que en una ciudad como Madrid, el caos esta servido. Se siente uno a pesar de ello equilibrado entre una armonía de conjunto. Gracias por su arte. Enhorabuena